Pasé los 50... - Informaciones y colaboraciones - Hugo Grana Consultores - Argentina
 
 

nuevos_telefonos

 

 

 

• Informaciones y colaboraciones

Una confusión frecuente

Llevamos años colaborando con “Familias con Negocios”, la manera en que nosotros designamos a las vulgarmente catalogadas “Empresas de Familia”. Estamos persuadidos de que NO EXISTEN MODELOS tipificados que puedan sugerir la aplicación de recetas conocidas y de efecto comprobado. Cada caso es único y es imprescindible adentrarse en él con cuidado por los tiempos (y por los tempos…) para llegar a configurar el mapa de “ese” grupo, el mapa más parecido al real…necesario para operar con solvencia.

Pero sí hemos verificado -y esto no contradice la afirmación anterior- un fenómeno de alta recurrencia que llega a adquirir “valor estadístico”, en los casos en que el grupo familiar aumenta el número de miembros en la generación siguiente.

El caso central es el matrimonio que en su generación construyó la empresa y cuenta con dos o más hijos. Similarmente -y con mayor complejidad- si en la generación fundadora hubieron dos o más integrantes que a su vez multiplicaron su saga familiar con dos o más hijos cada uno y así en más.

La “confusión frecuente” es la percepción que los miembros de la generación heredera tienen respecto de la propiedad. Cada uno cree o siente que es dueño del todo, a través de mecanismos inconscientes que de alguna manera lo llevan a una “trampita” psicológica…la de sentirse titular del ese conjunto, que tan sólo lo cuenta como heredero en la porción legal pertinente…llegado el instante sucesorio.

Por eso nosotros abordamos este fenómeno en las etapas tempranas del proceso con la “Familia” y lo hacemos de una manera elemental, meramente cuantitativa. Decimos:

“…si papá fue capaz de generar en 40 años este patrimonio de 1000, en el instante de traspaso a sus cinco hijos -por ejemplo- cada uno de los herederos es más pobre y lo será hasta que en conjunto hayan logrado quintuplicar -en este ejemplo- el patrimonio gestado por el fundador…hasta ahí sólo empataron…”.

En otras palabras, decidida que esté esta segunda generación a seguir con la empresa, el primer objetivo cuantitativo -léase el umbral de restricción- es crecer y alcanzar un valor patrimonial cinco veces mayor que el que reciben.

Y créanos que cuesta mucho hacer entender esto y mucho más todavía lograr que todos lo ¨internalicen” genuinamente. Ni que hablar de las fantasías -también irracionales- que los miembros de la generación siguiente muestran respecto de la “divisibilidad” de la empresa como solución sencilla al alcance de la mano…tema para otro comentario.

Hugo Grana / recorriendo los casos asistidos en los últimos veinte años…

 

 
 

© Copyright 2010 | Hugo Grana Consultores | Todos los derechos reservados

Diseño Web SMEDIA